II Encuentro de Coches Clásicos

II Encuentro de Coches Clásicos

Tras el éxito de la primera edición, el pasado 22 de abril tuvo lugar el II Encuentro de Coches Clásicos en el Real Club de Golf el Prat, al cual se sumaron, además de los 28 automóviles de diseño histórico, cuatro motocicletas de estilo singular.

Una vez más, el club preparó sus instalaciones para recibir, a primera hora de la mañana, la concentración de estos vehículos, que fueron exponiéndose en el campo de prácticas según fueron llegando. Una vez listos, a eso de las once de la mañana, dio comienzo el desfile hacia el pintoresco pueblo de Talamanca. Escoltados por los Mozos de Escuadra, la ruta escogida recorría la carretera de Sant Llorenç, pasando Castellar del Vallés y a través del Parque Natural de Sant Llorenç de Munt, hasta llegar al destino. Una vez allí, socios y amigos del RCGP pudieron disfrutar de un aperitivo en el restaurante Les Voltes. Una vez repostados, socios y amigos retomaron el camino hacia el club, esta vez, al volante por la carretera de Matadepera.

Ya en el club, el campo de prácticas volvió a relucir con la elegancia, el diseño y el estilo de las carrocerías de coches y motos clásicos; y mientras lo hacía, socios y amigos pudieron disfrutar de una bienvenida con cava y ostras. En esta ocasión, el auto más antiguo databa de 1924, un sólido y confortable Buick Six de Santiago García. Repitió también el coche más antiguo de la primera edición, aquel Jaguar SS100 de 1936 de Juan Bascones, modelo con el que la marca británica inició su andadura. El resto de la exposición se completó con reliquias cuyos años de fabricación oscilan entre 1952 y 1988, con claro predominio de Mercedes. La marca alemana fue la protagonista, con 14 de los 28 automóviles.

Finalmente, la jornada acabó con una agradable comida en el restaurante del club, donde los presentes pudieron comentar la experiencia al volante de sus clásicos. Un año más, socios y amigos pudieron disfrutar del día y rendir homenaje a estas pequeñas obras de ingeniería realizadas durante el siglo pasado.

Los comentarios están cerrados.